Galeria de vídeo

Loading...

martes, 26 de abril de 2011

historia equipos colombianos


Historia del América de Cali
La fundación oficial del club América se remonta al 13 de febrero de 1927. Nace en los barrios populares de Cali, y desde entonces su insignia va de la mano del alma del pueblo. La fundación del primer América data del 21 de diciembre de 1918, según Pablo Manrique, su primer entrenador, cuando un grupo de estudiantes del colegio Santa Librada decidió crear un equipo organizado con el nombre que hoy perdura.
El pionero de este incipiente club fue Alfonso Cuevas, quien ocupó el cargo de presidente. Sin embargo, la primera Institución desaparece al año de su nacimiento.
El América que hoy conocemos se llamó en un principio Junior; luego cambió el nombre a Racing, por usar los colores distintivos del homónimo argentino; posteriormente Independiente, y luego, en definitiva, América. Desde entonces el uniforme se caracteriza por el color rojo.
En 1931 América fue campeón de la segunda categoría y quiso medir fuerzas con su rival de patio, el Deportivo Cali, para observar la posibilidad de pasar a la primera división. Se organizó un campeonato en el cual rojos y verdes disputaron la final. Los jugadores del Deportivo Cali pensaron que ganarían con facilidad, sin embargo la suerte les fue adversa. El Cali anotó un gol, mientras el América marcó dos, pero el árbitro decidió anularlos por supuestos fueras de lugar.
Entonces se perdió el título. Como protesta, el América publicó unos volantes que denunciaban las irregularidades del partido, hecho que la Federación de Fútbol calificó de grave, y suspendió al equipo americano por un año de todos los torneos organizados en el Valle.
Los directivos rojos, en cabeza de su presidente Luis Carlos Cárdenas, toman la decisión de jugar en diferentes lugares del territorio nacional para no dejar morir la institución. Así, los nombres de sus jugadores alcanzaron mucha fama y gloria. La gente llamó al América La Academia Roja, por el fútbol lírico y elegante de Dimas Gómez, Rubén Lizalda, Guillermo Cuero, Canuto y Gonzalo Morales, Guayaquil. Una década después, América llevó a cabo la primera gira de un equipo colombiano por países vecinos, viajó con gran éxito a Ecuador.
El 16 de febrero de 1948, Humberto Salcedo Fernández “Salcefer” y el doctor Manuel Correa Valencia constituyeron legalmente al América, el primer club profesional de Colombia. Salcefer, quien años más tarde encabezaría la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor), fue nombrado primer presidente del conjunto rojo.
Desde entonces, la divisa escarlata ha contado en su nómina con grandes figuras nacionales y extranjeras. Entre los primeros se pueden mencionar a Félix Castillo y Carlos Gómez Sánchez, Edgar Mallarino, Jorge Shinola Aragón, Reynaldo Huequito Cuadros y Francisco Pacheco.
Después de varios años difíciles en términos financieros y organizativos, el América consiguió el subcampeonato nacional en 1960 bajo la dirección del argentino Adolfo Pedernera. Nueve años más tarde logró esta misma distinción bajo la conducción de otro gaucho Angel Perucca. En 1969 participó por primera vez en la Copa Libertadores, torneo en el que enfrentó al Deportivo Cali y a los equipos chilenos Universidad Católica y Rangers de Talca, así como a los paraguayos Guaraní y Olimpia.
La llegada de Ochoa
A pesar de esos importantes logros, América tuvo que esperar hasta 1979 para sufrir un cambio radical que lo catapultó a la cima del fútbol nacional e internacional: la llegada del médico Gabriel Ochoa Uribe a la dirección técnica del conjunto escarlata. Durante sus doce años de permanencia en la institución se consiguieron siete campeonatos nacionales, dos subcampeonatos y tres subtítulos de Copa Libertadores.
En 1992 América consiguió su octavo título nacional, en esta ocasión bajo la dirección técnica de Francisco Maturana y asistencia de Diego Edison Umaña. Este último, a su vez, llevó al equipo rojo al subcampeonato de 1995 y a la final de la 
Copa Libertadores, en la que fue derrotado por el River Plate de Argentina.
En el torneo 1996/1997 América ocupó el primer lugar durante toda la temporada y consiguió por novena oportunidad el título nacional, además de ser distinguido durante el primer semestre como el cuarto mejor equipo del mundo, según la Asociación Internacional de Historia y Estadísticas de Fútbol. Al año siguiente ocupó el cuarto lugar en la tabla general de posiciones.
Por desgracia, la suerte no acompañó al América en la Copa Toyota Libertadores 1998. Aunque pasó la primera ronda contra el Bucaramanga y los equipos ecuatorianos, no pudo superar al Cerro Porteño paraguayo, que lo venció 0-1 y 1-2.
En 1999, bajo la dirección técnica de Jaime de la Pava y Diego Barragán, América nuevamente es animador del torneo y al final del primer semestre del año consigue un cupo para disputar la final del fútbol colombiano en diciembre y el derecho a ser uno de los representantes de Colombia en la Copa Libertadores del 2000.
A final de año disputa el título colombiano, pero tiene que conformarse con el subcampeonato luego de perder con el Atlético Nacional. Sin embargo, le entrega a sus hinchas un nuevo título internacional al vencer al Independiente Santa Fe en la final de la Copa Merconorte.
La nómina de esta última campaña se caracterizó por contar con once jugadores de las divisiones menores, entre los que se destacan Carlos Humberto González, Víctor Murillo, Pablo Navarro, Mauricio Romero, Fabián Vargas, Humberto Vera, Killian Virviescas y Robinson Zapata.
Este año de nuevo el América tiene el doble reto de enfrentar el torneo local y la Copa Libertadores, para lo cual necesita el apoyo de todos sus seguidores.
Historia del Deportivo Cali
El nacimiento del equipo se remonta al año de 1.912, cuando algunos entusiastas jóvenes caleños que habían estudiado en el viejo continente conocieron la reglamentación del fútbol, empezaron a difundirlo en las diferentes canchas de la Ciudad: Galilea, Versalles, Centenario, San Antonio, Gualí, la Chanca se convirtieron en el lugar obligado para sus primeros practicantes.
Muy pronto se presentaron los primeros partidos conformándose algunos equipos que hacían las delicias de los aficionados a este nuevo deporte de los fines de semana.
Los primeros colores del Cali F.C. fueron Rojo-Verde y Rojo-Blanco, pantalón Blanco.
Lógicamente que pasaron varios años para estructurar y crear en la afición el deseo de asistir a los partidos para acompañar a sus amigos y familiares. En el colegio “Yanaconas” que en su plantel de profesores tenia Españoles y Franceses por allá en el año 1.908, se cree que fue otra de las influencias en la conformación del fútbol organizado en nuestra región ya que los europeos conocían bastante bien las reglas de juego y las entregaban como parte de la educación a los jóvenes vallecaucanos. Tenía internado y su máxima expresión deportiva era el fútbol.
Hasta el año de 1.927 actúa el The Cali Foot-Ball Club cuando se estructuraba un gran equipo que representa a Cali en la Olimpiada Nacional o Juegos Olímpicos de 1.928. Gana todos los títulos entre el 28 y el 30. Ese año nace el Deportivo Cali “A”. El desarrollo del fútbol de la comarca fue cada día mejor, aparecieron otros importantes equipos: América, Boca Juniors, Independiente Palmira, Atlético Santander que necesariamente fue mejorando su nivel de competencia.
Se participa en los Juegos Nacionales de 1935 en Barranquilla, de Manizales en el 37, en Bucaramanga en el 41.
Como reza en la Revista “Amenaza Verde” órgano oficial del Deportivo Cali por los años 1.964-65 en una nota en la cual Gustavo Lotero, el popular “Plumitas” narra como nació el Deportivo Cali: “En el año de 1.912 regresaron a Cali algunos de mis compañeros de niñez y juventud después de haber hecho sus estudios en Inglaterra, Suiza y Canadá. allá habían jugado el fútbol en sus colegios y traían la idea de hacerlo conocer entre nosotros…
Esos amigos míos eran Nazario y Juan Pablo Lalinde, Alfonso Giraldo, Raúl Ayala, Arturo Mejía, Genaro Otero Vásquez y Rafael González Rebolledo, todos ya fallecidos. Para poner en marcha su idea provocaron una reunión en casa de González Rebolledo, situada en la carrera cuarta en las calles séptima y octava, reunión a la cual asistieron, entre otros cuyos nombres no recuerdo: Pablo y Richard Marulanda, Vicente Vernaza Gómez, Alfonso Martínez Velasco, Ernesto Correa y José Camacho. A los que no conocíamos el juego nos lo explicaron, y por primera vez vimos un balón que uno de ellos había traído.
Nos mostraron también, unas fotografías de los campos de juego y nos dijeron que para practicarlo se hacía necesario formar equipos compuestos cada uno de once hombres. De allí salimos a catequizar muchachos que quisieran completar los veintidós jugadores. Por intermedio de Vicente Vernaza, que era Oficial del Ejercito, conseguimos al “Gato Tobar” y al “Negro Solano” que eran como Tenientes del Regimiento Pichincha. “El Negro” fue después el general José Dolores Solano, Héroe de Guapi. Por otro lado ingresaron Lalo Romero, Enrique Cucalon, Alfonso Vernaza, Gustavo y Hernando Franco, Roberto Camacho, tomas Villaquiran, Fidel Lalinde C., Carlos Rebolledo, Graciano Caldas, Miguel Guerrero, Ignacio Martínez Velasco, Álvaro Guerrero, Alfonso OValle, Nomy Corey e Invahoe De Roux y algunos cuyos nombres se escapan ahora a mi memoria. Con ese personal formamos las dos escuadras y constituimos la entidad que denominamos en inglés, porque todavía la academia no había aceptado traducción al español, The Cali Football Club. Y conseguimos que el ciudadano catalán Francisco Villa Visa aceptara el cargo de entrenador y de árbitro.
Tomamos en alquiler una “manguita” en Versalles, de propiedad de la familia López Herrera y con nuestro trabajo personal y nuestro aporte económico acondicionamos el campo de juego con las medidas mínimas reglamentarias. Allí jugamos el primer partido público con asistencia de unas trescientas personas entre las cuales figuraban las novias de los jugadores. Naturalmente había ganado como Capitán de su equipo Genaro Otero en un Colegio de Montereal. Además el objetivo principal era el de adoptar los colores deportivos de la Ciudad de Cali. A ese fin escogimos para unos de los equipos los colores rojo y verde y para el otro rojo y blanco, ambos con pantalones blancos y medias negras. Completaba el uniforme una cachuchita de lo mismos colores de la camisa. Los “guayos” nos los hizo el maestro Sergio Rivas tomando como modelo unos que había traído Raúl Ayala. Designamos Capitán del equipo Verde y Rojo a Alfonso Giraldo. Y de los Roji-Blancos a Nazario Lalinde. Previamente habíamos convenido en los colores del equipo vencedor serian los de la Ciudad. Del reñido encuentro salimos victoriosos los roji-blancos con el resultado de 3-1 en el marcador, y fue así como nuestra Ciudad y luego el Departamento del Valle adoptaron los colores Rojo y Blanco para su enseña deportiva en los eventos olímpicos. así nació el Cali Football Club que ahora con el nombre de Deportivo Cali ha conquistado el campeonato nacional para confirmarle a nuestra Ciudad el título de Capital Deportiva de Colombia.
Si recordar es vivir, resulta grato para uno de los Superstites el viejo club estar presente a la hora que el equipo que ha sido, es y será siempre el suyo, se cubre de gloria con el bien merecido triunfo. Y poder contar a los lectores de esta revista como nació “El Cali” hace más de medio siglo.” (Paginas 1-8 Revista Amenaza Verde 1965).
Historia del Deportivo Independiente Medellín
A finales de 1913 nació el Deportivo Independiente Medellín (DIM), equipo que tuvo en el subteniente del ejército Alberto Uribe Piedrahita a su principal impulsador. El fue la persona encargada de dar los pasos iniciales del DIM y de forjar las iniciativas del club. Por intermedio suyo y de sus hermanos, Luis y Rafael, se establecieron los contactos para el nacimiento de la institución roja de la montaña. El subteniente se encargaba de buscar los partidos y los rivales, manejaba las recaudaciones y presidía las asambleas con los socios. Y así mismo, era jugador activo. En 1914 abandonó el club y dejó la presidencia en manos de José Luis Restrepo.
Este último, junto a Enrique Villa Restrepo, Carlos Gómez, Juan Gómez, Germán Gómez, Hernando del Corral, Alberto Lince, Luis Uribe Piedrahíta, Jesús Echeverri Duque y otras personas más, se reconocen como los integrantes de la primera nómina del Medellín, equipo que jugaba sus partidos en la cancha de “Los Belgas”.
En 1914 el Medellín jugó su primer partido contra el Sporting, otro equipo de la ciudad que tenía unos meses más de antigüedad: la derrota 11 goles a 0 fue estruendosa. De todas formas ni el espíritu de los jugadores ni el de los hinchas se amilanó, pues continuaron los encuentros contra diferentes equipos antioqueños, para luego pasar a jugar en el ámbito nacional en choques que en 1914 se conocían como interdepartamentales.
En 1923 Medellín obtuvo su primer trofeo al ganar la Copa Jiménez Jaramillo. Un año después se fusionó con otros 2 equipos llamados Star y ABC, y su nombre pasó a ser Unión. Con ese nombre conquistó la Copa Patria ante elencos capitalinos. Varios años después el DIM debutó en encuentros internacionales: en 1929 recibió a 2 cuadros peruanos, el Ciclista Lima y el Chancay, con los cuales perdió 9-0 y 3-2, respectivamente. Continuaba el aprendizaje.
El uniforme de la institución antioqueña en ese entonces era negro y blanco, a rayas verticales, el cual casi no recuerda nadie, pues en 1929 el Deportivo Independiente Medellín se disolvió como club.
Historia del Atlético Huila
Nos remontamos a agosto de 1990 cuando en Liga de Fútbol del Departamento del Huila se reúne el comité ejecutivo de la misma, y se ventiló la inquietud de tener un equipo profesional que participara en la profesional categoría B. Entre los reunidos se encontraban: Gerardo Gómez (Presidente de la Liga de Fútbol), Gaspar Avilés (Vicepresidente de la Liga de Fútbol).
Posteriormente se convoco al gobierno departamental y Municipal, encabezados por el Dr. Jorge Eduardo Gechem Turbay y el Dr. Luis Alberto Díaz Méndez, respectivamente. También se vincularon al proyecto diversas entidades y personalidades entre las que se destacan: Cámara de Comercio de Neiva, Nuevos Valores, Juventud Huila, Rodrigo Cante (Acord – Huila), Jorge Correa Pastrana (Presidente de la Dimayor), Alvaro González (Presidente de la Difútbol); es en este momento bajo un común acuerdo que nació el Club Deportivo Atlético Huila. Luego se arma la partida legal con Ivan Perdomo (Coldeportes).
La primera asamblea de aportantes se realizó el 19 de noviembre de 1990, la cual fue precedida por el gobernador de ese entonces, el Dr. Jorge Eduardo Gechem Turbay, donde se aprobó los estatutos del Club Deportivo Atlético Huila. Se efectuó más adelante la primera radioton en el Parque Santander de la ciudad de Neiva, donde la adquisición de cada acción costaba 30 mil pesos. A partir de allí nació jurídicamente el Atlético Huila.
El Comité Ejecutivo estaba integrado por: Presidente del Atlético Huila; Ramiro Gutiérrez (Q.E.P.D.), Arturo Hoyos, Germán Ruiz, Miller Cuellar y Miller Quintero.
En 1990 se arma por fin, el primer equipo que participaría en la profesional categoría B en el año de 1991, que sería dirigido por Víctor Guiñones. En 1992, coge las riendas del Atlético Huila, el profesor Alberto Rujana, año en el cual gana el campeonato de la B (Copa Concasa) y clasificaba a la profesional categoría A (Copa Mustang). El Atlético Huila se mantiene en la profesional A hasta 1996, cuando bajo la conducción de Nelson Abadía se desciende a la categoría B (Copa Concasa). En 1997, la junta directiva nombra a Rafael Corrales como nuevo Director Técnico y en las manos de este técnico sube nuevamente “El Equipo de Todos” a la profesional A (Copa Mustang). Al finalizar el torneo profesional en 1999, nombrar a Nelson Gallego para que salvara la casilla de la A y pudiera mantenerse; Gallego se mantuvo como Director Técnico hasta diciembre del 2000.
En el año 2001 el Atlético Huila está bajo la Dirección Técnica de Jairo Silva Quiza.
Historia del Club Deportivo Los Millonarios
Alfonso Senior Quevedo y Mauro Mórtola fueron dos pilares importantes en la fundación de Millonarios.
Mórtola le comentó en cierta ocasión a Senior que en Bogotá existía un equipo llamado Club Deportivo Municipal con inmejorables figuras argentinas y colombianas al que apodaban “Los Millonarios”. Querían llevar el equipo a Cali, ciudad donde laboraban, porque era una escuadra que jugaba muy bien al fútbol. Se realizaron todas las gestiones necesarias y Municipal viajó al Valle al mando de su presidente, Manuel Briceño Pardo.
En 1942 trasladaron del trabajo a Alfonso Senior a Bogotá e inmediatamente se reunió en el café “El Gato Negro” con el grupo que siempre mantenía y sostenía al Club Municipal. Ellos eran Carlos Valderrama (directivo del Nacional), Manuel Bonilla, Paco Pulido, Mauro Mórtola, Manuel Briceño Pardo y Antonio Vargas, entre otros.
Posteriormente, Mauro Mórtola tuvo la iniciativa de traer clubes de la Costa para enfrentarse a Municipal, fue así como trajo por el río Magdalena al Once de Noviembre y al Junior de Barranquilla.
De esta manera pasaron los meses y por 1944 surge la idea en la almohada de Alfonso Senior de instituir un club con los seguidores de Municipal, pero con el nombre de Club Deportivo Los Millonarios. Se llevan a cabo varias reuniones en el Teatro Atenas donde, asesorados por el doctor Abel Cruz Santos, se estipuló que Millonarios sería una sociedad anónima sin ánimo de lucro y en cuyos estatutos se estableció el valor de la acción en 10 pesos.
El 18 de junio de 1946, en el teatro del colegio San Bartolomé, se constituyó el Club Deportivo Los Millonarios como consta en la Notaría Tercera de Bogotá. En la escritura pública 2047 se indicó que Millos tendría vigencia hasta el año 2045. Alfonso Senior fue elegido presidente, Mauro Mórtola vicepresidente y Oliverio Pulido fue nombrado tesorero.
Vale recordar que Alfonso Senior revolucionó y dio nuevos bríos a este deporte, ya que junto con Humberto Salcedo proyectaron un campeonato nacional.
Los equipos estaban cansados de pagarles impuestos del 5 y 10 por ciento a las ligas del fútbol aficionado, particularmente a la Asociación Colombiana de Fútbol que estaba radicada en Barranquilla. Por tal motivo, a mediados de mayo y junio de 1948, se reunieron en “La Arenosa” los dirigentes de Medellín, Pereira, Cali, Manizales, Bogotá, Bucaramanga y concluyeron que no debían depender de las ligas de fútbol aficionado.
Fue así como se creó la División Mayor del Fútbol Profesional Colombiano, Dimayor, en las oficinas de la Sociedad de Mejoras Públicas de Barranquilla. Los equipos suscritos fueron Millonarios, Santa Fe, Boca, América, Once Deportivo, Universidad, Huracán, Nacional y Medellín.
El 15 de agosto de 1948 comenzó el fútbol profesional en Colombia. Un año antes, la junta directiva de Millos envió a su escuadra a una gira internacional por Ecuador y regresó invicto después de ocho juegos. Esto llevaba a pensar a sus dirigentes y a sus aficionados que se llevarían el título del 48. Lamentablemente no fue así porque los cardenales colgaron la primera estrella a su escudo.
El primer partido de Millonarios en el estadio “El Campin” fue contra el Once Deportivo, al que golearon 6 por 0. Aunque en ese año no se logró la estrella, Millos obtuvo la delantera más goleadora con 58 tantos, de los cuales 45 fueron de los argentinos Alfredo Castillo (31) y Pedro Cabillón (14)
Bajo el mando del técnico Miguel Olivera, la nómina de Millonarios modelo 48 fue la siguiente: Rubén Rocha, Alfonso Correa, Angel Otero, Gabriel Ochoa Uribe, Tomás Aves, Danilo Mourman, Alfonso Piedrahita, Francisco Zuluaga, Rafael Granados, Alfredo Mosquera, Ismael Soria, Pedro Cabillón, Rafael Valek y Alfredo Castillo.
Años Dorados
El 13 de agosto de 1939 debuta oficialmente el Club Municipal frente a Deportivo Barranquilla. Su uniforme fue copiado del club argentino Tigre y constaba de pantaloneta y camiseta azules y medias grises. Municipal goleó 6 por 0 al equipo costeño y su racha triunfadora traspasó la frontera. La primera alineación del cuadro capitalino fue con Carlos Alvarez, Ignacio Izquierdo, Alfredo Cuezzo, Alfonso Piedrahita, Oscar Sabransky, Vicente Lucífero, Ruíz Díaz, Luis Timón, José Zapata y Antonio Martínez.
Municipal ganó su primer torneo internacional al vencer a Wanders de Chile y a Atlético Corrales de Paraguay. Estas victorias llevaron al periodista Luis Camacho a titular un artículo “Los municipalistas son ahora millonarios” Desde ese entonces se conoce así al cuadro albiazul, pero no de manera oficial.
Historia de Santa Fé
Antes de ser propiedad de un equipo, el nombre Santa Fe estaba reservado para las más arraigadas convicciones religiosas y citadinas de los bogotanos, así como también para un callejón tapiado de cafés, donde la gente llegaba a conversar sobre política, poesía y guerra.
Era la década del 40, pleno apogeo de la Segunda Guerra Mundial. No obstante, también había campo para hablar de otros temas como el fútbol, al cual se dedicaban algunos estudiantes de Derecho del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, entre otros Gonzalo Rueda y Ernesto Gamboa Alvarez. Ellos se reunían con otros amigos en El Café del Rhin para planear lo que en un futuro se llamaría Independiente Santa Fe.
Todos ellos jugaban juntos desde que eran alumnos del colegio Gimnasio Moderno, y todavía se reunían vestidos sus camisetas blancas con franja azul, para enfrentar, sin mucho éxito, a otros oncenos aficionados como el Atlético Chapinero.
Sin embargo, la idea de organizar “un club deportivo de football association”, como reza en el Acta de Fundación, siguió su camino y el 28 de febrero de 1941, en la sede de la Asociación Deportiva de Bogotá fue inscrito el Independiente Santa Fe.
Casi de inmediato participó en un torneo de segunda división, en el que ocupó el segundo lugar a pesar de haber terminado invicto. Como novedad, la plantilla de Santa Fe ya no se conformaba sólo con ex alumnos del Gimnasio Moderno sino también con otros jugadores que habían estudiado en el Liceo La Salle y en la Escuela Ramírez. De esta manera Rafael Urdaneta, Pablo Valenzuela, Alfonso Martín, Alvaro Martín, Luis Robledo, Ernesto Gamboa, Eduardo Lleras, Octavio Hernández, Gonzalo Rueda, Tito Haim y Luis Arreaza eran los integrantes del equipo. A ellos se unieron Luis Carlos Reyes, César Payán, Hernán Mora y Eusebio de Mendoza. Mientras tanto, la Junta Directiva estaba encabezada por Gonzalo Rueda Caro, presidente, y Ernesto Gamboa, secretario.
La destacada actuación de Santa Fe en el torneo de segunda, y sus partidos amistosos dominicales contra oncenos como La Legión Militar de los Taxis Rojos, Universal y Litográfico elevaron su prestigio, cada vez más resaltado por la prensa capitalina que proponía elevarlo de categoría, más exactamente a la Primera A.
En 1942 el Santa Fe fue inscrito en la Liga de Cundinamarca para jugar un torneo departamental, donde tendría que enfrentarse a equipos de nombre de la época, como Universidad, Albión, San Lorenzo, América y Texas. Y lo hizo con decoro, obteniendo tres triunfos y dos derrotas. Pero lo más valioso de la temporada no fue el buen nivel futbolístico exhibido sino el trabajo del técnico inglés Jack Greenwell, el antiguo entrenador del Manchester United y de la selección peruana triunfadora del Torneo Suramericano de 1939. Por desgracia, murió pocos días después del torneo.
Al año siguiente Santa Fe participó en torneos interdepartamentales. A su vez, la intensidad de los partidos locales se incrementó: durante 1943 se jugó el primer clásico capitalino de la historia, en cumplimiento de la Liga de Cundinamarca. El marcador fue favorable a Millonarios 4 a 1.
Los torneos interdepartamentales tuvieron auge hasta 1946, año en el cual tomaron más fuerza los intercambios futbolísticos internacionales. Es así como el 24 de febrero de ese año Independiente Santa Fe logra su primer triunfo ante equipos extranjeros, al vencer 1 a 0 al Panamá de Guayaquil (Ecuador) en el estadio “El Campín”, en Bogotá. Luego enfrentó con igual éxito al Orión de Costa Rica y al Sucre de Lima (Perú).
Un año más tarde la nómina de Santa Fe fue enriquecida con jugadores foráneos, específicamente del Ecuador: Enrique “Moscovita” Alvarez y Víctor Aguayo se unieron a varias figuras como Antonio Julio De La Hoz y Miguel Talero, bajo las órdenes del técnico argentino Alfredo Cuezzo. Este equipo alcanzó el segundo lugar del torneo interdepartamental, a un punto del triunfador Millonarios.
La presencia de futbolistas extranjeros demandaba jugar muchos partidos amistosos para sostener económicamente al club, ojalá contra equipos de renombre. Así, el 18 de enero de 1948 se presentó en “El Campín” el equipo argentino de primera división Vélez Sarsfield. Ante doce mil espectadores el cuadro capitalino venció a los gauchos por 1 a 0, gracias a un gol marcado por “Canoíta” Prieto. Santa Fe logró con este triunfo mucho más renombre en el ámbito nacional.
Historia del Atlético Nacional
Corría el año de 1942 y lo que sería posteriormente el Atlético Nacional se llamaba en ese entonces Unión. Eran épocas en las cuales este equipo reconocido por su buen toque y mejor fútbol entrenaba en la cancha de Don Pepe, cerca de la iglesia del barrio Buenos Aires en el oriente de Medellín. Ese año el equipo ganó el torneo de Segunda Categoría de la Liga Antioqueña de Fútbol y con él, su paso a Primera para la temporada de 1943, lo que motivó la fusión con otro elenco de la región llamado Indulana. El nuevo nombre fue la suma de ambos: Unión Indulana, elenco que disputó en ese año el torneo de Primera, el campeonato de más tradición del fútbol aficionado antioqueño. Los colores del equipo eran verde y rojo. La mitad de la camiseta era verde vertical y la otra parte era roja. La pantaloneta era negra.
Los directivos de esa época eran Gabriel Velásquez y Hernando Vásquez, quienes fueron remplazados por Guillermo Berrío, Germán Salazar y Gilberto Mesa poco antes de que comenzara el profesionalismo del fútbol en Colombia, en 1948.
Unión Indulana cambiaría nuevamente de nombre en 1947 por el de Atlético Municipal, después que el ingeniero Luis Alberto Villegas Lopera concibiera la idea de crear una sociedad comercial destinada a estimular los deportes y establecer el fútbol y el baloncesto profesionales en Antioquia. La sociedad inició labores con 50 mil pesos aportados por 500 socios en acciones de 100 pesos cada una, pagaderas en un primer contado de 20 pesos al momento de ingresar a la sociedad y los 80 restantes en un máximo de 12 cuotas mensuales. Así pues, el viernes 7 de marzo de 1947 se consolidó el nacimiento de la institución Club Atlético Municipal de Medellín, hoy Corporación Deportiva Atlético Nacional.
Al lado de Villegas Lopera también figuran otros nombres vinculados a la fundación del Atlético Municipal, entre ellos Jorge Osorio, Alberto Eastman, Gilberto Molina, Raúl Zapata Lotero, Jorge Gómez Jaramillo, Arturo Torres Posada y Julio Ortiz.
En esa época, antes de iniciarse el profesionalismo en nuestro país, el Unión F.B.C era la base del Atlético Municipal y las temporadas internacionales se desarrollaban con equipos peruanos y chilenos. Los rivales preferidos eran Millonarios, Boca Juniors de Cali, Huracán y Medellín. Los principales partidos se jugaron en la cancha de Los Libertadores, lugar que se conoce actualmente como el barrio San Joaquín, sector de clase media en el corazón de la ciudad.
La era profesional
Cuando comenzaba el profesionalismo en nuestro país Nacional sufría por los cambios dirigenciales y la falta de dinero. En 1950 ya se pretendía conformar una nómina basada en jugadores totalmente criollos, y para la época, Nacional se convirtió en el único elenco de puros colombianos en el rentado nacional.
Esta política sólo entregó posiciones secundarias en el rentado, por lo que Nacional contrató algunos extranjeros, entre ellos el técnico argentino Fernando Paternóster, quien llevó a los verdes a conquistar el primero de sus siete títulos en Colombia, único en los primeros 25 años de historia.
En la década de los años 60 el elenco verdolaga vivió momentos deportivos difíciles, a pesar de tener nóminas con elementos representativos como Bernardo Cunda Valencia, Gilberto Osorio, el argentino Juan Eulogio Urriolabeitia, Julio Chonto Gaviria, Luis Largacha y Teófilo Campaz, entre otros.
La década de los setenta catapultó a Nacional al grupo de los equipos grandes del país, conquistó los títulos de 1973 y 1976, año en que comenzó uno de los períodos más laureados de los verdes en Colombia. Jugadores como Gustavo Santa, Eduardo Emilio Vilarete, Hernán Darío Herrera, Raúl Navarro, Tito Manuel Gómez, Jorge Hugo Fernández, Oswaldo Marcial Palaveccino, Oscar Calics, Jorge Ortiz, Gerardo Moncada, Francisco Maturana, Pedro Sarmiento, Gilberto Salgado y Jorge Peláez, entre otros, fueron los encargados de dispararlo a los primeros lugares.
La vinculación del entrenador argentino Oswaldo Juan Zubeldía, proveniente de la escuela de Estudiantes de La Plata, le otorgó al club los elementos necesarios para estar cada año en la pelea por el título.
En los años 80 los verdolagas continuaron ubicándose en los primeros lugares y en 1981 conquistaron su cuarto título, nuevamente bajo la orientación del argentino. Esta vez con los peruanos Guillermo La Rosa y César Cueto, quienes nunca serán borrados de la memoria colectiva de los hinchas verdes. Además, se fabricó por parte del técnico un kínder de jugadores que luego sería la sensación en el fútbol colombiano entre los cuales estaban Carlos Ricaurte, Norberto Peluffo, Gabriel Jaime Gómez, Víctor Luna, Luis Fernando Suárez y otros más.
Los últimos extranjeros que actuaron con Nacional fueron el argentino José Luis Brown, campeón del mundo con su país en México 86 y los uruguayos Sergio Santín, Nelson Gutiérrez y Juan Carlos Paz, quienes actuaron en el verde de Antioquia en los años 85 y 86.
Historia del Deportivo Pasto
El Deportivo Pasto se fundó en 1949, pero solo desde 1996 empezó a participar en los torneos de Dimayor. Era una paradoja que Nariño no tuviera un equipo profesional, porque jugadores sobraban.
Nombres como Willington Ortiz, Domingo “Tumaco” González, Eladio Vázquez, Eladio Mideros, Carlos Enrique “La Gambeta” Estrada, Leider Calimenio Preciado y Víctor Bonilla se han destacado en las canchas de Colombia y el mundo, y han llegado a la Selección Colombia. Pero nunca se juntaron en un equipo nariñense, sino que terminaron como figuras en los equipos de Bogotá, Cali y Medellín.
El equipo comenzó a formarse hace cincuenta años con un grupo de buenos amigos en el barrio Navarrete, en las propias entrañas de la capital nariñense. Inicialmente se llamó Oro Rojo, pero en 1949 se convirtió en el Deportivo Pasto.
La disciplina del equipo fue ejemplo para los demás clubes existentes en la ciudad. En compromisos nacionales siempre fue la base de la Selección Nariño. En su época dorada, los años sesenta, con “el maestro” Eduardo Delgado, ya fallecido, acaparó todos los títulos que se disputaban en el departamento.
El fútbol exquisito y la destreza en el manejo de la pelota lo hicieron merecedor de un sobrenombre que hizo historia: ‘El ajedrez Pastuso’.
Actualmente el equipo tiene una nómina de 30 jugadores. “Estamos tratando de manejar un grupo de jugadores pastusos. Ya tenemos tres vinculados al equipo profesional, otros cuatro en reserva y un grupo que podría ir llegando poco a poco”, dijo el presidente del equipo, Eudoro Dueñas.
La gran mayoría de los jugadores del Pasto están a préstamo. “Todo profesional debería ser propietario de sus derechos deportivos para que pueda negociar y desplazarse al mejor postor. Creo que esa es la mejor forma de que los clubes tengan acceso a muchos futbolistas. Sin embargo, debemos hacer el proceso y crear nuestro propio capital de jugadores”, explicó Dueñas.
El equipo cuenta con un grupo de 400 socios. “Su aporte no es muy grande, pero sí valioso”, dijo el presidente pastuso. El resto de los ingresos del equipo es por taquillas. “Hemos tratado de tener un grupo competitivo para estar en los primeros lugares y que el público se entusiasme. Cuando estemos en las malas, el público triunfalista se irá, pero creo que contamos con unos 3.000 hinchas fieles, que estamos tratando de que se vuelvan socios del club”.
El aporte oficial no ha sido muy grande. El municipio de Pasto les entregó 50 millones de pesos. “El departamento a pesar de que tienen buenas intenciones les es difícil ayudarnos. Hay instituciones como la Lotería de Nariño interesadas en iniciar un proceso de apoyo, fundamentalmente en divisiones menores”, dijo el presidente.
Pero para estar en la A se necesitan más recursos. Ya existe un convenio con el patrocinador para aumentar el monto a 700 millones. Aún no se habla de refuerzos, porque primero se piensa en lograr el ascenso.
Historia del Deportivo Pereira
Un día no precisado del mes de Febrero de 1944, el capitán Guillermo Gaviria, gran admirador y colaborador, convocó a una reunión en el Comando de Policía que estaba ubicada donde hoy está el Seguro Social de la calle 20 con sexta en Pereira, a los principales jugadores de los oncenos Deportivo Otún y Vidriocol sin mencionarles el por qué.
Allí les dijo, palabras más palabras menos…
“Es mejor que ustedes armen un solo equipo para que jueguen por la ciudad. Es la única manera de acabar con las rencillas y disputas que genera su rivalidad y así evitar líos mayores”.
Para tal fin fueron nombrados como voceros Gabriel Cardona Rojas por Otún FBC y Luis Carlos Marulanda de Vidriocol FBC con el fin de que escogieran 7 jugadores de cada equipo.
En la primera semana del mes de febrero de 1944 en las horas de la noche se efectuó la promocionada reunión con la asistencia de todos los citados y allí se integró y se fundó el Deportivo Pereira. Días después se procedió a carnetizar a los jugadores con la aprobación de la Comisión Municipal de Educación Física y Deportes, firmado por Juan Hurtado como presidente y por el Deportivo Pereira, Guillermo Valencia, presidente del mismo. El día jueves 18 de agosto de 1944, en el área cultural de la Cámara de Comercio con motivo de la celebración de los dos años de vida jurídica de la revista Deporte y Turismo y la exposición de los 50 equipos en la vida del Deportivo Pereira se le rindió gran reconocimiento a cinco fundadores del equipo de 1944 entre quienes estaban Pedro Patiño “Peruco”, Luis Carlos Marulanda, Rogelio Días “control”, Faustino Chiquito y Gabriel Cardona Rojas.
Así nació el Deportivo Pereira. Para aplacar rivalidades entre las dos divisas aficionadas, el Deportivo Otún -el de los ricos- integrado en el año 1935 y el Vidriocol -el de los pobres -, en los albores en la década del 40.
Sobre esta reunión no se conoce una fecha precisa, pero sí el día del primer partido del nuevo conjunto de la ciudad: El 12 de Marzo de 1944. En el estadio de Libare recibió al Guadalajara de Buga que se impuso 6-5.
Después de este partido inicial, el deportivo Pereira se demoró cuatro meses para volver a jugar y allí apareció su primer técnico: El dominicano Jhon López, a la vez jugador. El 2 de Julio, el Deportivo Pereira goleó en Libare al Sporting de Tuluá 5-1. Este primer año jugo, 12 partidos.
La era profesional
El ingreso del Deportivo Pereira al fútbol profesional Colombiano se produjo en el año 1949, cuando la Dimayor organizó su segundo campeonato. Y su estreno no fue el más afortunado. Ocupó el ultimo lugar.
Desde entonces ha participado en todos los torneos de la Dimayor, exceptuando en los años 1953-54 cuando desapareció del escenario por razones económicas. Y su retorno a la actividad tuvo argumentos políticos y de orden público.
Una llamada del entonces Presidente de la República, el general Gustavo Rojas Pinilla al alcalde de la ciudad, Lazaro Nicholls propició su reaparición . “Llame a los antiguos directivos y facilíteles todos los recursos económicos para que el equipo vuelva a salir”. En años atravesaba en 1956 por una caótica situación y se necesitaba ofrecerle al pueblo distracciones para calmar los ánimos políticos.
Ha participado en 48 campeonatos de la División A, incluyendo el actual, y en 3 torneos de la División B, alcanzando el titulo en el año 2000 para regresar a la A en el 2001. En 1978 fue campeón del Torneo de Reservas.
Sus mejores actuaciones en la División A lo ubicaron en un tercer lugar en los años 1952, 1962, 1966 y 1974. Fue cuarto en los campeonatos de 1958, 1959, 1965, 1967 y 1982.
A través de su historia, el Deportivo Pereira ha jugado en dos estadios: El Alberto Mora Mora o antiguo Libare y el Hernán Ramírez Villegas, en la Villa Olímpica. Sus colores distintivos han sido los de la ciudad: El amarillo y rojo.
No ha participado en torneos internacionales. Sólo registra una gira por el Ecuador en el año de 1952 y diversos juegos amistosos en Pereira, a nivel de clubes y selecciones de otros países (frente a Paraguay, Venezuela y Rumania).
Historia del Club Atlético Junior
La Corporación Popular Deportivo Junior (razón social actual) o el Junior de Barranquilla, como se le identifica popularmente, fue fundada el 7de agosto de 1927 con el nombre de “Juventud Infantil”, en razón de que existía en la Liga del Atlántico un equipo llamado “Juventud”, cuyos integrantes más jóvenes no eran tenidos en cuenta para la formación titular y por eso estos mozalbetes, o pelaos, decidieron organizar su propio equipo.
Corría el año 1925 cuando se formó ese movimiento deportivo, impulsado por la pasión de los muchachos de la época.El Juventud ganaría dos años más tarde los campeonatos de la tercera y segunda categoría de la primera líga de fútbol que se organizó en Colombia.
El Nacimiento
Cuentan los historiadores del deporte que fue precisamente bajo el palito de matarratón, en el Barrio Rebolo, en la casa de dona Micaela Lavalle de Mejía, un 7 de agosto de 1927, cuando un grupo de 16 a 18 jóvenes, iniciaron una larga y acalorada discusión , sobre el nombre que debía llevar el equipo para pasar a la primera división.
Más que los nombres de los equipos del Río de la Plata, la influencia de la época era muy europea y por esa razón muchos nombres de equipos ingleses , italianos, franceses desfilaron en la lista de propuestas. No había mayoría para ninguna de las opciones planteadas.
Había necesidad de cambiar puesto que ya existía entonces otro equipo de mayores con el mismo nombre de Juventud.
Precisamente tres dirigentes de ese equipo se encontraban cerca al lugar de la discusión y fueron invitados a la calurosa reunión. Los nombres Rafael Fernandez Díaz, Efraín Borrero y el almirante Cervera fueron recogidos por la historia como las personas que llevaron a feliz término la discusión ; el equipo se llamaría Juventud Junior.
Recordemos ¿cómo fue que se escogió esta camiseta?
Celebrando el acontecimiento de haber escogido el nombre del equipo para debutar en la primera divisón, llegó un nuevo interrogante…¿Y el uniforme qué?… Había que debutar en la primera división y debía hacerse en la mejor forma posible. En principio se habló del blanco, pero alguien dijo que debía combinarse con un color más fuerte, más llamativo, que representara el temperamento y el empuje del nuevo equipo. El color rojo no tuo esta vez discusión y se decidió entonces utilizarlo en las ya famosas rayas verticales rojas y blancas.
Con ese uniforme, arropados por esos colores, desfilaron a partir de entonces las más grandes figuras del fútbol colombiano en todas las épocas.Una verdadera galería de la fama, con apellidos ilustres como los de Roberto “el flaco” Melendez, Romelio Martinez, Julio Torres, Humberto Picalúa, Guarapo Mendoza, Severiano Lugo, Vigorón Mejía, Rigoberto “Me Muerde” García, Carlos Carrillo, Carlos Recio, Edmindo Campbell, Carlos Bacca, etc.

La Herencia Brasilera
Junior de Barranquilla marcó una particularidad en el fútbol colombiano: su inclinación al fútbol brasileño, muy al contrario de los equipos del interior que marcaron sus preferencias al fútbol marplatense, el de los argentinos y uruguayos. Y los brasileños encontraban en Barranquilla parte de sus querencias naturales, los ritmos africanos, las noches calurosas y las brisas marinas. Muy seguramente fue ese el motivo que llevó al dirigente Mario Abello, uno de los más recordados a conseguir tiquetes para Río y Sao Pablo.
Eran los mágicos días del dorado, en 1948. Sin embargo, una disputa entre la Dimayor y la Adefútbol, que se disputaban el manejo del fútbol colombiano hizo que el Junior “pagase los platos rotos”.Fue expulsado de esta última entidad durante dos años, por haber representado a Colombia a nombre de la Adefútbol en el suramericano de Río de Janeiro.
En 1950, solucionado el diferendo, Junior regresó a su casa en Dimayor.
Llegaron los dos primeros brasileros Haroldo y Pinho y luego Gil Bernardo. Ellos comenzaron la campaña de 1950 con los colombianos Jimmy de la Espriella, De La Hoz, Ojeda, Marriaga, Vigorón Mejía, Me Muerde, Aycardi, De La Tour, Pacheco, Hernandez, Tolimita Ruiz.
En 1951, aumentó la cuota carioca con la presencia de Heleno da Freitas, Demóstenes César Da Silva, Marinho Rodríguez de Oliveira, Vivinho, Sebastián Berascochea, Elba de Padua Lima (Tim).
Y con ellos, llegó también para la temporada de 1952 una extraña cuota de jugadores húngaros: Wladislaw Zsoke, Imre Danko, Bela Sarosi y Fernes Neyrs.
En 1948: gran salto al profesionalismo.
El primer gran clásico colombiano lo protagonizaron Junior y millonarios el 5 de Agosto. * Ganó el cuadro rojiblanco 3-1. * 6.910 personas presenciaron el juego en el Estadio Municipal.
Despues de 24 años de luchas amateurs por las canchas arenosas y calenturientas de La Esmeralda, del Estadio Moderno y del Romelio Martínez constituído en el primer escenario con cancha engramada, después de tantos años imponiendo la jerarquía de su fútbol apetecido en toda Colombia y trás llevar la representación en eventos internacionales como los suramericanos de Chile y Guayaquil entre 1945 y 1946, Junior gracias a la calidad y capacidad de sus protagonistas, es invitado a participar en el balompié profesional.
Corría entonces el año 1948 cuando empezó en el país la competencia futbolística pagada. La remuneración en moneda se abría camino en los escenarios nacionales y Junior se constituía sin duda en el gran show del momento, el equipo boom para tal ocasión.
Un poquito hacia atrás
Antes de adentrarnos en la etapa totalmente profesional , recordaremos un poco algunos de los muchisimos nombres de jugadores que desfilaron por el “escuadrón” rojiblanco.
En 1942 contaba en sus filas a jugadores como Julio Osorio, Felipe Suárez, Armando Cabrera Muñoz (Actualmente periodista agrícola y deportivo y conocido años atrás como Arkamuz), Marcos Mejía, Isidro Jolenais, Roberto “Flaco” Meléndez(Q.E.P.D), Jorge Torres, “Cabezón” Rodriguez, Pablo Bossio, “Me Muerde” García, Fulgencio Berdugo, Juan Quintero, Fernando Vengoechea, Humberto Picalúa y Carlos Insignares. Con Esta nómina el equipo rayado se paseaba majestuoso y altivo en cualquier competencia de la Liga y por cualquier cancha del interior del país donde los aplausos y el reconocimiento resultaban justos y merecidos. Por el año 1945 en la lista se incluía a otras figuras como José Escorcia, Dagoberto Ojeda, Narciso Pino y Edmundo Capmbell.
Las graderías del Estadio Municipal construído en 1934 como antesala a los juegos Nacionales de un año después, se engalanaba cada Domingo para ver en acción a la pléyade de verdaderos cracks practicando un fútbol al mejor estilo suramericano. Arte, decisión y técnica distinguía a seis protagonistas
Entre 1946 y 1947 todas estas figuras y otras más como Lucas Martínez, Vigorón Mejía, “Guarapo” Mendoza y el propio Romelio Martínez quien murió en un accidente aéreo en el “Tablazo” en carcanías de Bogotá, hacían las delicias de un público cada vez más exigente y cada vez mejor complacido.
Considerado el mejor equipo de Colombia y lleno de cracks barranquilleros, en 1947 Junior que también mostraba con orgullo a Gabino Granados, José Escorcia, Efraín “Caimán” Sánchez, Octavio Carrillo, Antonio Julio de la Hoz, Borís Rodríguez y Roberto Meléndez, anuncia su participación en el campeonato rentado que se aproximaba a pasos agigantados.
Comienzo De Una Nueva Era
El 7 de julio de 1948, gracias a Ernesto Alvarez Correa, entusiasta deportista y dirigente, se protocoliza la escritura qu e convierte al Junior en equipo profesional. $ 30,oo es el capital inicial con el que el cuadro se alista como uno de los competidores en la llamada Liga Mayor de Fútbol Profesional. El onceno barranquillero actuará bajo el nombre de “Atletico Junior” y contando en sus filas a 18 jugadores de Baranquilla.
El jueves 8 de julio de 1948 se produce el debut de Junior en el campo rentado,pero no en partido oficial. Es en un partido de una serie de tres frente al “Boca Junior” de Cali y que tiene como objetivo preparar al onceno rojiblanco para la ardua pelea señalada para comenzar el 7 de agosto de ese año.
En el diario “La Prensa” el sábado 3 de julio se anuncia el debut del Junior bajo el siguiente título: El “Atlético Junior” debuta el jueves próximo frente al “Boca Junior” de Cali. Este titular a cuatro columnas llevaba un sub título extremadamente extenso que señalaba: Un entrenador paraguayo asumirá la dirección técnica del cuadro barranquillero rentado. Don Pablo R. Arrieta Bustillo, fue elegido Gerente del Atlético Junior S.A. Oficinas especiales para el conjunto en el 2do piso del edificio “CONTINENTAL”. -Nómina que presentará el cuadro local.-Tres partidos jugarán en Barranquilla los caleños : dos nocturnos y uno diruno.-Expectativa y mucho entusismo ha despertado la noticia.-”Los Millonarios” de Bogotá en segunda instancia para enfrentarse al “Atlético Junior”. – Detalles por PEALPA.
Arrancaba la trasformación del fútbol en Colombia, pasando de la competencia en defensa del honor y los colores , por la lucha en la que el premio monetario se constituía en el principal incentivo.
El Gran Salto
En las toldas junioristas para el primer gran campeonato profesional colombiano fueron inscritos cuatro jugadores del “Once de Noviembre”: Luz Gastelbondo, Casimiro Guerra, Rigoberto García y Octavio Carrillo. dos del “Nariño”: Octavio Ruiz y Luis González Rubio; uno de Caldas: Dagoberto Ojeda;L siete de Junior: Gabriel Mejía,Humberto Picalúa, Lucas Martínez, Juan Quintero, Carlos Rodríguez Trespalacios, Arturo Mendoza y Fulgencio Berdugo. Además se enroló a cuatro muchachos de la categoría intermedia, entre ellos Miguel Mora, perteneciente al Deportivo Colombia afiliado a la Liga del Atlántico en la segunda categoría.
Días antes de iniciarse la competencia, Junior inscribió también a jugadores como José Escorcia, Carlos Gastelbondo, “colombiano” Gutierréz, Lancaster de León y Marcos Mejía.
Lucha De Poderes
El campeonato profesional había nacido a consecuencia de una lucha de poderes entre la Asociación Colombiana de Fútbol “Adefútbol” y la Liga no amateur, conocida como la Liga Rebelde, posteriormente Dimayor, ambas con sede en Barranquilla.
La Liga Rebelde había tomado tanta fuerza que Junior no pudo sustraerse a la atractiva participación en la competencia rentada. Los dirigentes de la Liga Rebelde pretendieron dar K.O. a la Adefútbol entidad reconocida por la FIFA y el principal argumento para lograrlo fue mediante la creación del fútbol profesional.
Primer Subtitulo
En medio del enfrentamiento dirigencial de las dos entidades y constituído en pieza importante para ambos organismos, Junior comenzó a actuar en el torneo colombiano que dejaría como primer campeón al Santa Fé y al cuadro rojiblanco com subcampeón.
Los Bogotanos acumularon 27 puntos , por 23 del Junior, equipo señalado de antemano como favorito.
Muchos partidos de ese año (1948) tuvieron resonancia, pero uno en especial mereció la atención de todo el país : Junior vs Millonarios jugado un 5 de Agosto en el Estadio Municipal.
Junior, el gran boom del fútbol colombiano y Millonarios con rutilantes figuras lucían como los grandes protagonistas de los clásicos.
Aquella vez, Junior se impuso categóricamente 3 por 1. Carrillo, González Rubio y Guerra marcaron los gols del cuadro rojiblanco. Por Millonarios, el jugador Castillo anotó el gol del descuento.
Las formaciones de aquel clásico fueron las siguientes Junior con Ojeda, Picalúa, Mejía, Quintero, Guerra, Gastelbondo, Carrillo, “Tolimita” Ruiz, González Rubio, Lancaster De León, y Rigoberto García.
Millonarios con Roche, Isagaray, Aves, Piedrahita, Orozco, Polo, Pipiolo, Fandiño, Castillo, Cabillón y Aguilera.
El partido se jugó con el clasico 1-2-3-5. Presenciaron esa noche el partido en el Estadio Municipal 6910 espectadores que dejaron en taquilla la suma de $ 13964.
Alto en el camino
1953 fue un año de amarguras para el entonces llamado equipo “tiburón”, como lo bautizara el legendario narrador Carlos Arturo Rueda C.
Los altísimos costos de mantenimiento del club profesional, ocasionados por los sueldos y primas que ganaban las estrellas extranjeras, debilitaron seriamente la economía del club. La hinchada no respondía al esfuerzo de sus dirigentes y para el colmo, los resultados estaban plagados de irregularidad.
Reuniones van y vienen. La angustia era la principal invitada. Se ensayan todas las fórmulas de superviviencia, pero ninguna obra como pócima milagrosa. Hasta que finalmente se llega a la alternativa más dramática, pero la única : la desaparición del club.
La tradición, el emblema y los colores mantuvieron su vigencia en el fútbol regional, a la espera de mejores momentos.
Pero la pasión seguía en ebullición. La cuna del fútbol colombiano no entendía porqué su representativo estaba por fuera dela geografía profesional colombiana.
Y esa pasión volvió a germinar . Fue en el entusiasmo de dirigentes como Antonio Angulo, José Benavides, Guy de Castro, Mario Abello, Rafael de la Espriella, entre otros más.
Y el movimiento fue tomando forma.”El gran tiburón” se dibujaba en el nuevo cascarón. Al entusiasmo de los primeros se unieron posteriormente otros nombres y apellidos ilustres como los de Alberto Mario Pumarejo, Mario Zeppénfeld, Imre Danko , Guillermo Marín, Eduardo Osio, quienes fueron moldeando la estructura de la nueva institución. Dinero e ilusiones se mezclaron para darle vida al movimiento .
Fue una hermosa tarea que vinculó a todos los estamentos de Barranquilla: los antiguos seguidores del equipo, los comerciantes, los periodistas , todo el mundo.
Se conformaba un equipo con base en jugadores costeños y se hacían toda clase de gestiones políticas ante la Dimayor para lograr el reingreso del Atlético Junior.
Y el objetivo se consiguió en 1966, Barranquilla vivió su carnaval y el país celebró con entusiasmo el regreso de los albirrojos. Eran los días de un equipo joven y ambicioso que destacaba los nombres de Hermenegildo Segrera, Carlos “Papi” Peña, Pedro Bruges, Joaquin Pardo, Calixto Avena, Roberto Torres, Miguel Pérez, Fidel Tovar, Antonio Rada, Gualberto Maya, Naún Arroyo, Henry Toscano, Dante Collante y otros más.
Junior era de nuevo “la querida de Barranquilla”, esa que a veces se abandona en la malquerencia, pero que el corazón es incapaz de olvidar.
Historia del Atlético Bucaramanga
A pesar de que fue iniciativa de un barranquillero, Rafael Chaberman, la conformación del Atlético Bucaramanga ha sido a lo largo de su historia reflejo de la pujanza y deseos de un pueblo por mostrar lo mejor de sí.
Y es que si la propuesta de Chaberman no hubiera tenido eco entre ‘gomosos’ locales del fútbol como don Juan B. Silva, quien se desempeñó como el primer tesorero de la institución, el asunto no hubiera dado sus frutos.
Después de casi seis meses de consolidación de la idea, en 1949, el Atlético Bucaramanga hace su debut en el naciente torneo profesional de fútbol de Colombia.
El organigrama del Club estaba conformado por personalidades del ámbito local como Jorge Reyes Puyana, Vicente Díaz, Juan B. Silva, Manuel Enrique Puyana, Gustavo Mantilla, Rafael Pérez, Elías Solano, Enrique Orduz y Luis Fernando Sanmiguel.
El Atlético Bucaramanga 1948, era un equipo conformado principalmente por jugadores locales, con refuerzos traídos de Barranquilla. La intención deportiva era la de dar espectáculo y tener un juego ‘lírico’, acorde a las tendencias futbolísticas de la época.
El primer presidente del cuadro ‘Canario’ (denominado así por el color amarillo de su camiseta, combinada con pantaloneta blanca y medias grises), fue Rafael Ernesto Pérez Martínez, en cuya administración, y con la gestión de Luis Fernando Sanmiguel, se consiguió la Personería Jurídica, a través de la resolución 3190 de 1958.
En 1957 y en 1960, el Atlético Bucaramanga consigue sus primeras campañas favorables, al ubicarse en el tercer lugar del torneo profesional colombiano.
El equipo de 1960, estaba dirigido por ‘El Andarín’ Barbieri, técnico de origen argentino. En este año, una gran novela se tejió entorno al partido en el que se disputaba contra Independiente Santa Fe, la oportunidad de estar entre los dos primeros del torneo.
Sin embargo, el encuentro terminó con goleada a favor del ‘Expreso rojo’, (5-1), acabando así con las ilusiones de los ‘canarios’.
Para entonces, Bucaramanga contaba con un equipo de gran talla.
Pasaron 15 años, de un recorrido infructuoso en cuanto a resultados importantes. Sin embargo, el equipo siempre ha demostrado garra, serias intenciones de brindar espectáculo y buen fútbol.
En 1975, bajo la tutela de Víctor Pignarelli, el Atlético Bucaramanga se coronó campeón del torneo finalización en el grupo B.
El grupo de ese entonces, era un equipo con grandes jugadores como Aliro Frascuelli, Felix ‘Pitula ‘ Martínez, Carloman Ávila, entre otros.
Para la época, los jugadores argentinos eran los preferidos para reforzar al equipo canario, lo cual no impidió la llegada de algunos uruguayos, peruanos y brasileños.
Las contrataciones siempre despertaron grandes expectativas entre los aficionados. Sin embargo, fueron pocos los que como Américo Montanini, Scrimaglia, Roberto Diplácido, Juan Cardoza, Eugenio Casalli, Roberto Pablo Janiot, Norberto Peluffo, Zazzini, Raúl Dimarco, respondieron con creces la confianza de toda una ciudadanía.
Algunos de gran renombre como el técnico brasileño Carlos Gainete, sus compatriotas Roberto Lettieri, Francisco Carlos Jardim, Romario Silveira Lima; así como los nacionales Francisco Maturana, Edison Umaña, entre otros, tuvieron decepcionantes tardes con la casaca amarilla.
En la última década, hombres de empresa y amantes del fútbol como Alonso Lizarazo y Rodrigo Barbosa, han estado al frente de la institución canaria, llegando incluso a ser destacados, en pareja, como los dirigentes deportivos más importantes del departamento.
Bajo su tutela, se dieron campañas como la de 1990, en la que un equipo dirigido por Humberto ‘Tucho’ Ortiz, consiguió mantener como fortín infranqueable al Alfonso López y luchar a muerte fuera de él, para ubicarse nuevamente en el tercer lugar del torneo profesional colombiano, cerrando el campeonato con una victoria como visitante ante el subcampeón de ese año, el Atlético Nacional (1-0).
Durante estos años, fueron renombrados en la ciudad Jorge Ramoa, Robert Villamizar, Elías Correa, Jesús ‘Kiko’ Barrios, Asmando Osma, Carlos Mario Hoyos, Héctor Gerardo Méndez, entre otros.
En adelante, las complicaciones económicas entraron a formar parte del fútbol colombiano, que no era ajeno al decaimiento que en ese sentido vivió el país.
Los últimos años, han estado llenos de grandes esfuerzos y uno de los resultados más importantes en toda la historia de la institución: el subcampeonato obtenido en 1997, que le permitió participar en la Copa Libertadores de América del año siguiente.
Pero antes de esta etapa victoriosa, los hinchas tuvieron que aguantar y los directivos padecer, el descenso del equipo a la categoría B. Sin embargo, se logró rápidamente el título de ese torneo, retornando al rentado profesional en menos de seis meses.
Historia del Deportes Tolima
La aparición del Deportes Tolima en el campeonato del fútbol Colombiano data del año 1955. Cuenta la historia que el señor Manuel Rubio Chávez, conocido cariñosamente como “manuelito”, primer presidente del club, consiguió un auxilio de $10.000.oo y le entrego la suma de $5.000.oo al argentino Juan Barbieri, un pintoresco personaje, para que contratara a unos jugadores en su país. Viajo el “andarín” Barbieri al sur del continente y regreso con Jorge Ariel Gandulfo, Oscar Enrique Ferrari, José Oscar Jamardo, Enrique Laino y Carlos Robelle.
Con estos jugadores que venían ganando algo así como $350 mensuales y jugadores colombianos inicio Tolima su historia en los campeonatos profesionales. El once Ibaguereño utilizo en sus inicios el uniforme de Racing y la selección nacional de Argentina, traídos por Barbieri, lo mismo que los balones. Completaron el equipo, entre otros, Raúl Sánchez, Tomas Esquivel, Efrain “caraña” González, Jairo Galvis y Marcos Coll. Emilio “milo” Alzate, William Bautista, Héctor Inocencio Pérez, de Manizalez, Santiago Rivas del Cali, Casimiro Avalos. Completaron la nomina Guillermo Galavís, Carlos Carroll, Roberto Pacheco, Silvio Duarte, Alfonso Lopera, Aníbal Alzate, Tolimense; Daniel Martínez, Benito Delgadillo, Tulio Gálvis, Hernando Saavedra y Enrique González. La temporada del 55 deja al Medellín como campeón con 44 puntos. Nacional fue sub-campeon y Deportes Tolima fue séptimo entre 10 equipos, con 20 puntos.
Tomado de “La Historia del Fútbol Colombiano”
Diario El Espectador
Bogotá – Colombia.
El equipo nació para el futbol profesional de Colombia en 1955, luego de que un año atras (1954) un argentino llamado JUAN BARBIERI, a quien apodaban “El Andarin” fuera encargado por el gobierno departamental de viajar a Buenos Aires-Argentina a contratar jugadores. Barbieri se hizo a los servicios de OSCAR FERRARI (Defensa), GANDULFO (Arquero), OSCAR JAMARDO (Mediocampista), ENRIQUE LADINO y a ROBELLE, los dos últimos Delanteros, algunos de Ferrocarril Oeste, ellos unidos a varios jugadores nacionales tuvieron la mision de lanzar este once al profesionalismo.
El primer uniforme era igual al de Rácing de Avellaneda de Argentina, debido a que Barbieri los consiguió cuando fue a contratar los jugadores ya mencionados, conviertiendose él tambien en el primer director técnico del equipo “pijao”.
El primer presidente fue el doctor Jorge Guzman Molina con la estrecha colaboracion de Humberto Diaz Tamayo. En su primera aparición en compentencia, el once de Ibagué, fue séptimo en la tabla de clasificación con 20 puntos. El campeón fue Medellín con 44 y Nacional Sub-campeón con 39.
El Estadio fue inaugurado el 20 de Julio de 1955 con el nombre de Rojas Pinilla en homenaje al presidente, General Gustavo Rojas Pinilla. Para la ocasión se jugó un partido entre el Deportes Tolima y Boca Juniors de Calí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada